Archivo de la categoría: Rincón de Pedagogía

Educación en valores

Estándar

Anteriormente os he ido mostrando cómo podemos trabajar la educación en valores en Infantil. Con esta entrada quiero concluir esta sección de mi blog. En ella os muestro algunas actividades y recursos para trabajar en el aula.

Como ya mencioné con anterioridad, la educación en valores tiene como objetivo último la formación integral de los niños, dotados de una capacidad reflexiva que les permita tener valores positivos para sí mismos y para la sociedad en la que se desenvolverán durante toda su vida, como la responsabilidad, el esfuerzo personal, el compañerismo, la autoestima, la solidaridad o la tolerancia

  • Clasificación en categorías. Una actividad que podemos llevar a cabo en Infantil para iniciarles en desarrollo de una actitud crítica sería trabajar con dos categorías. Les podemos mostrar viñetas (como las de la imagen) en las que se observan valores positivos y negativos, y los alumnos tendrán que clasificarlas en dos categorías:
  1. Categoría de color verde: lo que tenemos que hacer (valores positivos)
  2. Categoría de color rojo: lo que no debemos hacer (valores negativos).

Además, también contamos con muchos más recursos para trabajar la educación en valores, los cuales os presento a continuación:

  • Los libros “Mi mundo y yo. Se trata de seis cuadernos de educación en valores donde encontramos actividades variadas que resultan lúdicas y significativas; incluyen textos para guiar hacia valores positivos, al proponer comportamientos y situaciones para su análisis, y al brindar numerosas oportunidades para que los padres se unan a este vínculo entre la casa y el colegio, así como a un enriquecimiento de la vida personal y familiar.

_

En los cuadernos de Infantil se trabajan las normas de convivencia, las habilidades sociales, la autoestima, educación ambiental, la salud, la paz y la no violencia, y la interculturalidad.

Mientras que en los de Primaria encontramos también actividades para trabajar la educación para el consumo y la coeducación.

_

La Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI-WAECE) nos ofrece varios cuentos con los que fomentar valores positivos en nuestros alumnos.

La implicación de las familias

Estándar

La familia y la escuela tienen funciones diferentes, pero complementarias. No obstante, la implicación de las familias en la escuela es demasiado escasa. Pero, ¿a qué se debe esa baja participación? Y lo que es más importante, ¿qué podemos hacer para mejorar la relación familia-escuela?

En esta entrada daré respuesta a estos dos interrogantes.

RAZONES DE LA ESCASA PARTICIPACIÓN DE LAS FAMILIAS EN LOS CENTROS


Quizá esa baja implicación de las familias pueda deberse a las barreras existentes como son:

  • Barreras lingüísticas: debido al desconocimiento de la lengua por parte de algunos padres, falta de equipos de interpretación en los centros, etc.
  • Barreras socioeconómicas: condiciones de vida precarias, horarios de trabajo incompatibles, nivel de escolarización insuficiente para poder ayudar en los estudios de los hijos y  escaso interés o motivación para participar en la vida del centro al no tratarse de una prioridad.
  • Barreras culturales: diferente sistema escolar que el del país de procedencia, diferencia entre valores familiares de la sociedad de acogida y los de la sociedad de origen: estructura familiar (importancia o no de la familia extensa), roles en el seno de la familia (por ejemplo importancia o no de los abuelos), diferencia entre valores educativos privilegiados (sobre la autoridad y la disciplina).
  • Barreras institucionales: dificultad de algunos padres en percibir el personal de la escuela como agentes educativos competentes y dificultad en que la escuela traspase lo estrictamente escolar por la actitud cerrada que manifiestan algunos padres y profesores.

Por otro lado, quisiera señalar a modo de síntesis, las razones principales por las que las familias no participan en los centros escolares:

  • Algunos padres tienen niños pequeños y nadie que los pueda atender.
  • Turnos de trabajo de los padres.
  • Algunos padres piensan que el tema de la escuela no les concierne a ellos si no exclusivamente a los educadores.
  • No asisten a las reuniones porque no lo consideran importante.
  • Se sienten incapaces y creen que los docentes sabrán cuál será la mejor forma para educar.
  • Están estresados y tienen problemas.
  • No se sienten bien en las escuelas por su propia mala experiencia escolar.
  • Se sienten fuera del círculo social y no se sienten seguros para ir a los encuentros escolares.
  • Algunos padres creen que no les entenderán y que no sabrán comunicarse.
  • Los padres no se sienten escuchados.


PROPUESTAS Y MEDIDAS DE MEJORA


Los maestros tenemos una gran responsabilidad a la hora de construir una buena relación entre familia y escuela.

En primer lugar, debemos tener en cuenta varios aspectos para que la participación sea fructífera:

  • Predisposición a recibir información por parte de los padres acerca de sus hijos.
  • Escuchar sus preocupaciones, expectativas e inquietudes en cuanto a sus hijos.
  • Comunicar y hacer ver nuestro deseo de cooperar con los padres.
  • Informarles sobre todos los aspectos que afecten a la educación de sus hijos.
  • Demostrarles que vamos a ayudarles en todo lo que podamos y que ellos son la pieza clave en la educación de sus hijos, desempeñan el papel principal.
  • Establecer relaciones fluidas de comunicación con la familia.

A continuación os presento algunas de las medidas para mejorar la relación familia-escuela; las he dividido en tres grupos:


 

EN EL AULA


Talleres: de cocina, de construcción de instrumentos, de barro, de cuentos, de disfraces, etc.

     Periodo de adaptación: la colaboración de los padres y madres en este momento es muy importante para una buena adaptación.

      Presentación de profesiones: aprovechando el centro de interés de las profesiones, podemos invitar a papás y mamás de diferentes profesiones para que cuenten a los niños en qué
consiste su trabajo.

            Actividades complementarias: las que se realicen dentro del horario escolar.

            Actividades extraescolares: las realizadas fuera del horario escolar.

 

 

EN EL CENTRO

     A través del Consejo Escolar, Asociaciones de Padres y Madres, charlas informativas, Escuelas de Padres, etc.

            Fiestas: del otoño, de la primavera, del agua, semana cultural, etc.

            Celebraciones institucionales: día de la paz, día del libro, etc.

            Preparación y desarrollo de la fiesta de fin de curso.


 

EN SUS CASAS

            Apoyando proyectos específicos: aportando fotos de los diferentes centros de interés, donando juguetes para el aula, aportándonos información de los niños y niñas, etc.

           Trabajando con sus hijos los hábitos que se trabajen en el aula.

          Buscar información sobre temas trabajados en el aula, aportando material que se les solicite, etc.

Mención aparte merecen las Asociaciones de Padres y Madres, así como la Escuela de Padres.

  • Asociación de Padres y Madres de Alumnos: son espacios creados por padres y madres para favorecer el desarrollo y la educación de sus hijos, pero son muchas las familias que no valoran su función, no mostrando interés en las reuniones, ni participando en actividades. Quizá la solución pasa por crear unas AMPAS útiles, concretas y, sobre todo, motivadoras, con objetivos claros y que concentren el poco tiempo disponible de los padres en momentos de intercambio, información y formación.

  • Escuela de padres: son espacios de aprendizaje donde se intercambian experiencias y se reflexiona de forma colectiva sobre cuestiones del desarrollo de sus hijos que consideren importantes, con el fin de mejorar los recursos de los padres. También, son medios para dar a los padres mayores recursos relacionados con la educación de sus hijos.

Estas escuelas para padres tienen los siguientes objetivos:

  1. Adquirir, por parte de las familias, una mayor seguridad y confianza en el desempeño de su función educativa.
  2. Conciliar los antiguos principios de autoridad paterna con las ideas de la autonomía del niño.
  3. Favorecer en sus hijos un desarrollo como persona libre.
  4. Obtener una instrucción psicológica adecuada.
  5. Fomentar una buena comunicación familiar.

De modo que la escuela de padres pretende, por un lado, favorecer la adquisición de conocimientos por parte de los padres en distintos temas de interés que les ayuden en su labor educativa y, por otro, para fomentar el desarrollo de actitudes y la comunicación grupal mediante el intercambio de sentimientos y experiencias.

_

CONCLUSIONES

La educación es una tarea compartida por la familia y los maestros. Es por ello, que se debe llevar a cabo una acción conjunta, basada en la implicación, participación y la comunicación. Para poder lograrlo, nosotros como maestros debemos procurar facilitar siempre la participación y la información necesaria a los padres para que así se sientan vinculados al centro y, sobre todo, responsables del proceso educativo de su hijo, quien será el principal beneficiario de esa colaboración e implicación de su familia.

Quisiera terminar con una frase y un esquema que refleja hasta qué punto es importante la participación de los padres en la vida del centro: No hay futuro para la escuela sin las familias.


Educación para la salud

Estándar

Todos sabemos la importancia de que los niños tengan una alimentación variada y equilibrada, así como que adquieran pautas de comportamiento adecuadas a la hora de comer. Y qué mejor manera de abordar este tema que a través de, bajo mi punto de vista, uno de los mejores recursos didácticos con los que contamos: el cuento.

Desde esta entrada os quiero recomendar algunos libros.

Cuentos para comer sin cuentos, publicado por un equipo de psicólogos especialistas en la infancia: Ángel Peralbo, Cristina Palmer, Mila Cahue y Silvia Álava, dirigidos por Mª Jesús Álava.

En este libro está formado por 15 cuentos con los que se trabajan temas tan delicados como la falta de apetito, conductas caprichosas con los alimentos, el rechazo de alimentos, etc. por medio de personajes ficticios.

El objetivo es conocer los correctos hábitos alimentarios y de comportamiento en la comida, así como ayudar a resolver los problemas que se puedan presentar al respecto.

Al final de cada cuento, aparece el objetivo del mismo, las ideas principales, unas pautas pedagógicas y una actividad para trabajar el cuento.

_

“¡Ñam! Cuentos para comer de todo”, de Violeta Monreal.

Se trata de un maletín que contiene 15 cuentos ilustrados. Cada uno está dedicado a un alimento concreto e incluye una receta elaborada con él como principal ingrediente, tan sencilla que los niños pueden realizarla con ayuda de sus padres.

“¡Como bien, como sano!”, de Roger Priddy

En este libro se enseña a los niños a comer de forma saludable. Incluye 16 recetas, una guía de nutrición para los padres y una agenda para ir colocando pegatinas de frutas y verduras, a medida que los niños se van animando a probarlas.

Educación para el consumo

Estándar

Hoy os quiero hablar de la Educación para el consumo. A menudo veo cómo muchos niños tienen de todo y en muchas ocasiones ni lo necesitan. Y me pregunto si es culpa de los padres que les consienten demasiado o  de la gran influencia que en ellos tiene la publicidad.

La educación para el consumo se dirige a desarrollar en los alumnos capacidades relativas a la comprensión de su propia condición de consumir, de sus derechos y deberes, y del funcionamiento de la propia sociedad de consumo.

Por otro lado, un apartado muy importante que se debe abordar la educación para el consumo es el de los medios de comunicación de masas, en especial, la publicidad televisiva. Resulta imprescindible que dotemos a los alumnos de estrategias que les permitan afrontar, con una actitud crítica y selectiva, la gran cantidad de publicidad con la que son “bombardeados”; que sean capaces de saber si lo que anuncian realmente lo necesitan o les beneficia.

En Educación Infantil, los objetivos que debemos plantear son:

  1. Concienciar a los alumnos de que hay otros niños que no pueden tener juguetes como ellos.
  2. Valorar lo que tienen y lo que las familias les ofrecen.
  3. Lograr actitudes de respeto y tolerancia ante todos sus compañeros.
  4. Fomentar actitudes de solidaridad y afecto ante sus compañeros.

¿Cómo podemos trabajar la Educación para el consumidor en Educación Infantil?

Algunas actividades que podemos llevar a cabo son:

1) En la asamblea:

  • Podemos debatir sobre los juguetes que tienen en casa y que no utilizan; podrían dárselos a niños que no tienen.
  • Reflexionar con ellos sobre que la familia no puede comprarles todo lo que ellos pidan.
  • Reflexionar si querrían más a alguien porque les compra más cosas, si serían amigos solo de los niños que tuvieran más juguetes, etc.
  • Explicarles que hay que respetar y querer a todos los niños independientemente de las cosas materiales que posean.
  • Lectura de cuentos relacionados con este tema, etc.

2) Realización de fichas, en las que tengan que colorear de verde aquellos objetos que creen que necesitan más y de rojo los que crean que no necesitan.

3) Visualizar anuncios de juguetes y alimentos y preguntarles si lo comprarían o no, si creen que lo necesitan, etc.

4) Escuela para padres: donde darles unas pautas para educar a sus hijos en el consumo. Muchos padres compran todo lo que les pide sus hijos, haciéndoles un flaco favor, puesto que les están acostumbrando a tener todo lo que quieren y muchas veces ni lo necesitan. Cuantas menos cosas materiales tengan, más valorarán lo que ya poseen. Algunas pautas que les podremos dar son:

  • Nunca podremos sustituir ni satisfacer el cariño, la dedicación y la compañía, de nuestros hijos con bienes materiales.
  • No tenemos que comprar a nuestros hijos con los demás niños; ni dejarnos llevar por una “competición consumista”, comprando solo para que nuestros hijos tengan más que los demás.
  • No confundir las muestras de amor y cariño con satisfacer los deseos materiales de sus hijos. En muchas ocasiones, una demostración de amor puede ser decir “no”
  • Cuando vayamos a comprar algo, pensar si verdaderamente nuestros hijos lo necesitan.
  • Analizar críticamente la publicidad televisiva, sin dejarnos influenciar.
  • Limitar el tiempo que pasan viendo televisión y cualquier otro tipo de actividad pasiva y sedentaria. Es mejor ofrecerles actividades motivantes como alternativa.
  • Evitar que tengan televisión en su habitación.
  • Preocuparnos por saber qué es lo que le gusta a nuestros hijos.
  • Satisfacer sus necesidades de exploración y conocimiento del entorno sin recurrir al consumo.
  • No utilizar a nuestros hijos para cumplir nuestros deseos de prestigio o reconocimiento. Reflexionar sobre la diferencia entre lo nosotros deseamos y lo que desean nuestros hijos.
  • Debemos tener precaución con los videojuegos que compramos, ya que está demostrado que algunos pueden alterar significativamente su conducta.
  • Educar a nuestros hijos para que se conviertan en consumidores críticos y racionales.
  • Pero la mejor medida es dar ejemplo a nuestros hijos.

Comunicación familia-escuela

Estándar

He decidido incluir esta entrada porque la comunicación entre la familia y la escuela está algo dañada, por no decir bastante. Quizá uno de los motivos sea que los padres no se sienten escuchados o que los profesores sienten que las familias se entrometen en su forma de enseñar a sus hijos.

Como bien sabemos, la educación es una tarea compartida entre la familia y la escuela cuyo objetivo es el desarrollo integral del niño; no obstante, esta colaboración entre ambas no siempre es fácil. Una manera de mejorar esa colaboración es a través de las entrevistas individuales.

Encontramos dos formas de abordarlas en función de las habilidades comunicativas del profesor que os muestro en la siguiente tabla que he elaborado:

REFLEXIÓN

Como ya he mencionado, uno de los principios que establece la LOE en su capítulo I es el esfuerzo compartido entre la familia y la escuela en relación a la educación. Dicho esfuerzo compartido solo será posible si ambas partes están implicadas y dispuestas a colaborar mutuamente; para ello es de vital importancia que creemos canales de comunicación y una acción conjunta entre la familia y la escuela.

Por lo tanto, para lograr esa acción conjunta, no hay duda de que el modelo de comunicación que debe establecerse es el asertivo, que como he señalado anteriormente, es el único que promueve o permite la colaboración estrecha entre familia y escuela, así como que ambas aúnen fuerzas con el fin de lograr una educación integral.

De nada sirve que el tutor “se ponga a la defensiva”, culpabilizando a los padres de la situación, o incluso poner en duda el que no se preocupen por la educación de sus hijos, ya que esto daña la relación, y lo que es peor, quien sale perdiendo es el alumno.

En conclusión, la educación de los niños es responsabilidad de los padres, pero la escuela tiene un papel imprescindible: apoyar a las familias en esa tremenda labor.

¿Cómo?, a través de un esfuerzo compartido entre ambas, estableciendo buenas relaciones de comunicación y de colaboración, con el fin no solo de educar, sino también de que el niño tenga una mayor autoestima, un mejor rendimiento escolar, y sobre todo, una mayor motivación.

Educación para la igualdad

Estándar

Y continuando con la educación en valores, hoy voy a hablaros sobre la educación para la igualdad.

Actualmente en nuestra sociedad se habla mucho de igualdad, pero ¿hasta qué punto existe esa igualdad entre hombres y mujeres? Aún sigo viendo como muchas mujeres dependen de su pareja, siendo amas de casa y cuidando de los hijos, mientras que su marido es el que trabaja y lleva el dinero a casa. Puedo creer, aunque me cuesta muchísimo trabajo, que haya mujeres que no les importe tener ese tipo de vida incluso que su pareja les falte al respeto, y digo faltar al respeto porque para mí el hecho de que la mujer tenga que hacer todo y su pareja no “de un palo al agua” me parece una falta de respeto terrible.

Pero aparte de esto, muchas personas siguen pensando, por ejemplo, que los hombres y las mujeres no pueden desempeñar los mismos trabajos o bien vemos que el sueldo de la mujer es inferior al del hombre incluso desempeñando el mismo cargo. Por eso pienso que aún queda un largo camino por delante.

Es por esta razón que la Educación para la igualdad es un verdadero reto; debemos inculcar a los niños, no solo desde la escuela, sino sobre todo, desde la familia, desde que son bien pequeños, una serie de valores y conductas con el fin evitar la discriminación por razones de sexo y la creación de estereotipos. Para conseguirlo debemos:

  • Ofrecer a los niños todo tipo de juguetes y juegos, tanto coches como muñecas, construcciones, sin hacer distinción de género.
  • Fomentar la participación de niños y niñas en tareas domésticas: poner o recoger la mesa, ordenar la sala de juegos…
  • Evitar la división de roles en actividades, talleres, juegos, etc.
  • Procurar que adopten nuevos papeles y situaciones en los juegos simbólicos, no las estereotipadas.
  • Animar las niñas a que ocupen más espacios, corran, se muevan, jueguen al aire libre con otros niños y niñas.
  • Animar los niños a realizar juegos reposados, tranquilos y domésticos.
  • Fomentar las agrupaciones mixtas para la realización de actividades, juegos, etc.
  • Modificar, cuando sea necesario, los cuentos clásicos, invirtiendo los roles. Debemos tener en cuenta la importancia que tienen los cuentos en la construcción de los roles masculino y femenino, donde la mujer aparece sin trabajo y poco valiente, y cuando es la protagonista, es inocente y se espera que sea rescatada por un hombre o bien, es malvada (como la madrastra de Blancanieves).

_

¿Cómo podemos trabajar la Educación para la igualdad en Infantil?

  • En la asamblea: comentar imágenes como por ejemplo, un papá realizando las tareas del hogar, una mujer policía, etc. Hablar sobre a qué cosas pueden jugar los niños y las niñas, si pueden jugar a lo mismo o no, también, qué profesiones pueden realizar, etc.
  • Realización de juegos donde los niños y niñas inviertan los roles.
  • Jugar con juguetes considerados propios del otro sexo.
  • Establecer rincones y controlar que todos  los niños y niñas participen con asiduidad, por ejemplo el rincón de la casita, los disfraces, de construcción con piezas, etc.
  • Guía con propuestas de actividades: Portarretrato, Cosas que hacemos, Las distintas familias, El bolso de tu abuela, La princesa diferente, El camino de los cuentos, Yo me cuido,  ¿Quién nos cuida?, Las profesiones, Mi habitación y Jugar en parejas. Estas actividades las podéis encontrar en el siguiente enlace: http://www.educandoenigualdad.com/IMG/pdf/infantil_castellano_3.pdf
  • Poesías como por ejemplo: “¡Qué bien guisa mi papá! Mi papá guisa muy bien las lentejas y el cocido, me hace unas ricas tartas y también los huevos fritos. Prepara los desayunos por la mañana temprano, y hacen tan ricas tartas que vuelan de las manos.”
  • Taller de cuentos. Trabajar distintos cuentos con el fin de que los niños conozcan personajes que rompan el papel que tradicionalmente se les asigna. Estos cuentos los podéis encontrar en el siguiente enlace: http://igualdad.gijon.es/page/10226-educacion-infantil

Por último, quisiera concluir esta entrada con la siguiente viñeta:

Educación Vial

Estándar

La educación Vial tiene especial importancia en Educación Infantil, no solo como parte de la educación en valores, sino también como parte de diversos objetivos y contenidos que tienen una fuerte relación con la Educación Vial y que, en consecuencia, pueden facilitar la generalización de su enseñanza en la práctica educativa diaria.

Dicha importancia aparece reflejada en la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de Mayo, de Educación y el Real Decreto 1630/2006, de 29 de Diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimas del segundo ciclo de Educación Infantil.

En Educación Infantil, los niños harán uso de las vías públicas como peatones o viajeros acompañados. Por ello se pretende, en esta etapa, fomentar actitudes de conciencia ciudadana y desarrollar hábitos encaminados a la creación del sentido vial. Será,  por tanto, prioritario el desarrollo de hábitos de observación visual, auditiva y hábitos psicomotóricos relacionados con la noción espacial, junto con las necesidades de que los niños y niñas conozcan ciertas normas que regulan el orden social y que aparecen muy lejanas para ellos, ya que se encuentran en la etapa del egocentrismo y del realismo moral.

Los objetivos generales de Educación Vial para esta etapa educativa son:

  • Progresar en la adquisición de hábitos de observación visual, auditiva y psicomotriz.
  • Conocer y responder a las señales acústicas y luminosas.
  • Crear actitudes de prevención frente al tráfico.
  • Tener un comportamiento vial adecuado como peatón acompañado del adulto.
  • Fomentar en el niño actitudes de conciencia ciudadana, en relación con el uso de las vías públicas y del tráfico.
  • Crear actitudes de respeto a las normas y a los agentes de circulación.

_

¿Cómo podemos trabajar Educación Vial en Infantil?

Una buena forma de trabajar con los alumnos la Educación Vial es a través de las TIC. Internet nos ofrece un sin fin de recursos, algunos de ellos son:

1) “Aprende Educación Vial”, de la Dirección General de Tráfico: www.aprendeeducacionvial.es/index.html

En esta página encontramos:

  • Audiovisuales y cuentos como “Chus el autobús”, “Paseando con Jero”, “Tito y Dora de camino a la escuela”, etc.
  • Actividades: recortables, fichas, láminas, etc.
  •  Webquest para el 2º ciclo de Educación Infantil.

_

2) Guía didáctica de Educación Vial para la Educación Infantil, de la Dirección General de Tráfico. aplch.dgt.es/PEVI/contenidos/Externos/recursos_didacticos/curriculares/infantil/guia_didactica_cd/dgt.html

3)Circulando”, Educación Vial para niños de 3 a 5 años de la Fundación Mapfre. www.losmaspequenosyseguridadvial.com/home.html

Aquí podemos encontrar:

  • Vídeos, como: “Las señales de tráfico”, “Las señales de tráfico”, “En el coche de papá”, “Cruzando la calle”, etc.
  • Actividades: fichas para colorear.
  • Juegos interactivos: “Cascos y bicis”, “Completa el paisaje”, “El juego de las figuras”, “El puzle del semáforo” y “Qué ruido hace este coche”.

_

4) Programa de Educación Vial, de Educapeques. www.educapeques.com/evial/portal.php

En este programa encontramos:

  • Vídeos explicativos realizados con dibujos animados.
  • Juegos y actividades.

Los contenidos están adaptados para cada grupo de edad, y teniendo en cuenta cuáles son sus conocimientos y nivel de independencia, el programa plantea todo tipo de situaciones reales que el niño puede encontrarse tanto en el entorno urbano como en el rural:

  • Qué puede suceder en cada situación, qué se debe hacer o no.
  • Cuáles son las actitudes más seguras en cada momento.
  • Qué señales de tráfico e indicadores puede encontrarse y su significado.
  • El respeto por los demás: la seguridad es para todos.

_

5) ¡Construye señales! www.fundacioabertis.org/educacioviaria/juego.phpjuego=juego_CM_02_esp&ancho=860&alto=440