¿Cómo estimular a un niño superdotado?

Estándar

Esta es una pregunta que más de uno no sabríamos responder, bueno, al menos a mí me costaría, por ello he decidido en esta entrada señalar una serie de consejos que debemos de tener en cuenta si en tenemos en el aula un niño con altas capacidades intelectuales.

Como sabemos, las altas capacidades intelectuales comienzan a hacerse visibles desde edades tempranas. Es por ello que la familia tiene un papel relevante a la hora de detectar dichas capacidades, y en general es la primera en preguntarse si éste es como los demás. En otros casos, somos los maestros de las primeras etapas educativas los que podemos observar capacidades por encima de la norma en alguno de nuestros alumnos, momento en el que tenemos que dar la “voz de alarma” a la familia.

No obstante, el 98% de los niños superdotados nunca son identificados como tales, al contrario, muchas veces creemos que nos daremos cuenta porque sorprenderemos al pequeño resolviendo un ejercicio complicadísimo con 3 o 4 años. De hecho, la gran mayoría de niños con coeficiente superior a 130 fracasan en sus estudios e incluso se niegan a asistir a la escuela.

Pero, ¿por qué ocurre esto?

Quizá pueda deberse a que la mayoría se sienten diferentes a sus compañeros y lo que les ofrece el sistema educativo no les despierta ningún interés, ni les permite mejorar y progresar en todas sus capacidades, de ahí que muchas veces estos niños sufran problemas de adaptación y trastornos emocionales. Además, solemos tener la idea errónea de pensar que un niño superdotado necesita un trabajo académico extra, y lo que en verdad necesitan es trabajar las otras inteligencias, es decir, las capacidades personales, sociales y emocionales.

Según Carlos G. Jung “los niños superdotados son los mejores frutos del árbol de la humanidad, pero a la vez son los que corren más peligro, ya que cuelgan de las ramas más fáciles y pueden romperse fácilmente”.

¿Qué podemos hacer para estimularles?

Tanto la familia como los maestros somos las piezas clave a la hora de proporcionales lo que necesitan, por ello debemos tener en cuenta lo siguiente:

Desde el nacimiento hasta los 3 años:

  • Proporcionarle juguetes que se crean adecuados a su nivel intelectual, no a su edad.
  • No forzarle a irse a dormir si se resiste mucho. Muchos de estos niños tienen mucha energía que necesitan gastar y les puede ayudar tener cerca cuentos, libros, etc.
  • Si utiliza ciertos objetos de forma original no reprenderlo, sino reforzarle y dejarle interactuar con ellos.

Desde los  3 a los 6 años:

  • Es importante que sientan que les queremos tal y como son.
  • También es de gran importancia escucharlos con atención, hay que tener en cuenta que es posible que niños de su misma edad no comprendan sus inquietudes.
  • Hay que ser sinceros cuando nos preguntan sobre algo.
  • Sin llegar a la rigidez extrema, es importante mantenerse firmes cuando tomamos una decisión y la comunicamos para que los niños no aprovechen nuestras “incongruencias”.
  • Ser tolerantes con sus rabietas cuando intenta hacer algo que no le sale y no criticarle por ello, es mejor animarle a que lo intente de nuevo y darle las herramientas necesarias para que lo haga.

(FUENTES CONSULTADAS: Grupo educativa y CEAC educación)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s