Los pilares de la educación

Estándar

En la actualidad, la llamada sociedad de la información o sociedad del conocimiento (que ya mencioné en entradas anteriores) también está presente en el sistema educativo. Los cambios profundos en la economía, la sociedad y el conocimiento crean un nuevo contexto en el que la educación tiene dos nuevos retos:

  1. El primero, se resume en la competencia “aprender a aprender“, que hace referencia a los desafíos educativos desde el punto de vista del desarrollo cognitivo. En una época en la que la información y el conocimiento ha adquirido una gran importancia, ya no se puede limitar la educación a una sola etapa de la vida, sino que es necesario que se convierta en un elemento siempre presente. Asimismo, es necesario replantear la tarea educativa como mero instrumento de transmisión de información y priorizar el proceso de aprendizaje.
  2. El segundo reto, “aprender a vivir juntos“, comprende los desafíos relativos a la consecución de un orden social en el que podamos vivir cohesionados pero manteniendo nuestra identidad. Estas situaciones repercuten, inevitablemente, en la escuela y, por lo tanto, en nosotros los docentes, que debemos estar preparados para asumir nuevos roles y para resolver nuevas “tensiones”.

Debido a estos retos y al papel que nosotros jugamos en ellos, se hace necesaria una formación coherente, específica, continua, permanente y estructurada que permita tomar decisiones completas y contribuir a la consolidación y mejora de todas las capacidades y potencialidades de los alumnos. Tal como lo plantea la comisión internacional sobre la educación para el siglo XXI, presidida por J. Delors:

Educar supone proporcionar los mapas de un mundo complejo y continuamente agitado, así como la brújula que permita navegar en él.Esto implica enseñar y aprender a conocer, a actuar, a convivir y a ser.”

Estos son los cuatro pilares sobre los cuales se debe apoyar la educación y sobre los que los maestros debemos trabajar a diario.

A modo de conclusión, decir que para que la educación tenga buenas raíces se necesitan maestros…

  • Creativos, atentos y comprometidos.
  • Optimistas, con ganas de enseñar.
  • Que trasmitan entusiasmo y la pasión de aprender a los alumnos.
  • Capacitados, con buenas prácticas didácticas, con habilidades instrumentales y conocimiento de nuevos lenguajes.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s