Actividades extraescolares, ¿si o no?

Estándar

En esta entrada quisiera reflexionar sobre si las actividades extraescolares ayudan a los niños o todo lo contrario.

¿Qué pensáis?

Tristemente, son muchos los niños que viven la situación que se refleja en la imagen.

Parece ser que muchos padres no son conscientes de la gran carga que llevan sus hijos sobre sus espaldas cada día y que quizás si les tocara a ellos, no aguantarían ese ritmo. Los niños no solo van al colegio durante ocho horas en las que se les carga de un sin fin de actividades (la mayoría monótonas y sin ningún aliciente) sino que además por las tardes tienen una o dos actividades extraescolares, eso sin contar todos los deberes que tiene que hacer del colegio. Entonces, ¿cuándo puede descansar y jugar con sus amigos o con sus padres?

Puede que ese afán de los padres de que sus hijos tengan que hacer todas las actividades extraescolares que de tiempo en una tarde sea porque quieran que sus hijos sean competentes en todas las áreas, porque quieran proyectar sobre ellos sus deseos o frustraciones (siempre son los padres los que eligen las actividades) o bien porque no pueden atenderlos y es una forma de que ocupen el tiempo.

El hecho de que no realicen ninguna actividad extraescolar no quiere decir que el niño sea más o menos competente, o que sea menos feliz que aquellos otros que están sobrecargados.

Debemos de tener en cuenta que cada niño tiene distintos intereses y preferencias, por eso es importante que sea cual sea la actividad, que el niño disfrute con ella y que no se convierta en una obligación para él.

También, tenemos que saber que un exceso de actividades extraescolares puede provocar que los niños tengan estrés infantil, que se manifiesta con dolores de cabeza, dificultad para dormir, falta de apetito, cansancio, etc. Además, influye también en su estado de ánimo, les puede costar más expresar o controlar sus emociones y pueden tener preocupaciones que no son acordes con su edad.

Bajo mi punto de vista creo que las actividades extraescolares no son ni buenas ni malas. La clave está en que demos la oportunidad al niño de decidir qué actividades quieren hacer, de esta forma, las actividades extraescolares serán positivas para él puesto que estará interesado en realizarlas y le hará ilusión. Otra de las claves es darnos cuenta de que el niño no esté agobiado por exceso de actividades, que les quede tiempo para descansar y, sobre todo, para jugar.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s