“¿Cuándo es conveniente llevar a un niño al psicólogo?”

Estándar

En la página web www.fundacionpunset.org encontramos una sección “Apoyo psicológico on-line“, un foro donde podemos enviar consultas acerca de cualquier problema o duda que tengamos relacionada con la educación. En este espacio podemos consultar los casos que se publican, acceder a la respuesta que aportan los profesionales y hacer comentarios desde nuestra propia experiencia.

Una de las consultas que me han llamado la atención es: “¿Cuándo es conveniente llevar un niño al psicólogo?”

El caso es el siguiente: Se trata de un niño que tiene problemas de atención, baja autoestima y poca tolerancia ante la frustración. La madre piensa que puede tener una depresión infantil, que no sabe gestionar las emociones y que por eso debería llevarle al psicólogo; pero por otra parte, no sabe si todo eso es simplemente porque el niño quiere llamar la atención debido a un problema de celos, o simplemente es un rasgo de su personalidad. La pregunta que plantea es cuándo es conveniente llevar a un niño al psicólogo.

Respuesta de uno de los psicólogos:

  • Uno de los motivos puede ser que en muchas el niño tenga demasiada presión porque siente que debe dar la talla y dar lo que se espera de él, es una respuesta inconsciente.
  • Es importante tener en cuenta que llevar a un niño al psicólogo no tiene porqué ser traumático, ni etiquetarse de ninguna manera; todo depende del tratamiento que se le dé. Hay que ver la asistencia al psicólogo como algo natural y que forma parte de un proceso. Evidentemente, lo ideal es no tener que utilizarlo, pero si es preciso, se ha de tratar con total naturalidad. Incluso, el psicólogo puede dotar de herramientas a la familia para poder ayudar al menor, sin necesidad de que este acuda. También puedes consultar con él y pedirle su opinión.
  • Respecto cuándo acudir al psicólogo, es recomendable acudir cuando la conducta sea exagerada, cuando impida todo proceso de resolución de conflictos, cuando el miedo lo paralice y no sea capaz de reaccionar y buscar alguna solución, cuando se cree un aislamiento crónico debido al no enfrentamiento a los problemas. Es decir, cuando la situación comience a generar otros resultados más graves como somatizaciones, depresión grave, aislamiento, miedo… Con todo, Oscar Sánchez señala el optimismo como un agente preventivo de estados depresivos. Afirma que un estilo explicativo optimista consistente en explicar los acontecimientos positivos mediante atribuciones permanentes y globales, y los negativos mediante atribuciones temporales y específicas.
  • La familia tiene recursos para poder ayudar al niño. La familia debe ayudarle a entender sus sentimientos y emociones, a valorar cómo enfrentarse a ellas, a analizar situaciones en las que sí hay resuelto conflictos similares, a recoger las estrategias que pone en marcha en situaciones excepcionales y a observar cómo otros lo hacen, a entender que puede tener esos bloqueos y que puede afrontarlos. En definitiva, a cómo enseñar inteligencia emocional.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s