Archivo de la categoría: Educación en valores

Educación para la paz

Estándar

Normalmente caemos en el error de pensar que este tema no es apropiado para trabajar en Infantil; está claro que los niños no entienden ciertos conceptos porque son demasiado abstractos como el de paz, violencia, terrorismo, violación de los derechos humanos, etc. Pero educar para la paz no es ni más ni menos que educar para la convivencia, es decir, enseñar a los niños a convivir y  a relacionarse con los demás.

Esta educación para la convivencia la podemos ver reflejada en los objetivos generales de Educación Infantil, de modo que podemos decir que los dos objetivos principales de la educación para la convivencia son:

1. Aprender a relacionarse con los demás:

  • Estableciendo relaciones fluidas con sus iguales y los adultos.
  • Adecuando el propio comportamiento a las necesidades, demandas y explicaciones de otros niños y adultos.
  •  Conociendo las normas y modos de comportamiento social de los grupos de los que forma parte.

2. Adquirir actitudes básicas de relación y convivencia:

  • Respetando los sentimientos, emociones y necesidades de los demás.
  • Respetando a las personas y cosas de su entorno, preocupándose y cuidando de ellas.
  • Respetando las características y cualidades de otras personas.
  • No discriminando a nadie en relación con el sexo o cualquier otro rasgo.
  • Aceptando las pequeñas frustraciones y esforzarse por superar las dificultades que encuentre.

Por otro lado, según Caty Constantino,

“El conflicto es como el agua. Si existe demasiada provoca inundación, pero si no existe provoca sequía, en la que nada nuevo nace.”

De modo que para afrontar el aprendizaje de la convivencia resulta imprescindible pensar en el conflicto como algo inevitable y necesario. De esta forma, conseguimos tener una visión positiva del mismo, y podemos trabajar con él y aprovechar la oportunidad educativa que nos brinda.

Para desarrollar la convivencia en el aula de Educación Infantil es necesario desarrollar en el niño un conjunto de dimensiones, tales como:

  1. Autoconocimiento: esta capacidad permite la comprensión de la propia manera de ser, pensar y sentir, de los puntos de vista y valores personales, posibilitando un progresivo conocimiento de sí mismo, y una valoración de la propia persona.
  2. Autonomía: capacidad para hacer las cosas por sí solos.
  3. Capacidad de diálogo: permite huir del individualismo y hablar de todos aquellos conflictos de valor no resueltos que preocupan a nivel personal y/o social.
  4. Empatía: capacidad para ponerse en el lugar del otro.
  5. Progresiva descentración: posibilitará tener en cuenta a los demás. Se da cuando los niños van abandonando el egocentrismo.
  6. Habilidades sociales para la convivencia: son el conjunto de comportamientos interpersonales que va aprendiendo la persona y que configuran su competencia social en los diferentes ámbitos de la relación.

Asimismo, en Educación Infantil resulta muy positivo para la convivencia el establecimiento de normas. Éstas son una forma de aprendizaje y una manera de preservar un buen clima de aula y convivencia. Es imprescindible que en el aula se haga partícipe a todos los alumnos en la elaboración del conjunto de normas que guiarán la práctica diaria.

No obstante para lograr un adecuado clima de convivencia, hay tres aspectos que tenemos que tener presentes:

  • La convivencia interactúa con el aprendizaje.
  • La convivencia ha de perseguir avanzar en habilidades en el alumnado de comunicación, relación social y autonomía.
  • Un buen clima de convivencia pasa por conseguir la implicación del profesorado, la familia y del alumnado.

_

¿Cómo podemos trabajar la convivencia en Educación Infantil?

Algunas de las muchas actividades que podemos llevar a cabo son:

1) Elaborar las normas de comportamiento del aula.

2) Rincones de actividad: crear rincones específicos o introduciendo variaciones en los existentes.

3) La Asamblea de clase: aprendemos a escuchar, a valorar otras visiones y opiniones distintas a las propias, desarrollamos estrategias para la toma de decisiones colectivas…

4) Taller de convivencia, donde planteemos actividades para fomentar valores como la tolerancia, la comprensión o la responsabilidad, para que los alumnos adquiera pautas de comportamiento adecuadas para vivir en sociedad.

5) Juegos de presentación y conocimiento, cooperativos, de resolución de conflictos, de comunicación, de distensión, etc. Como por ejemplo:

  • Qué divertido es conocerse: todos los niños forman un círculo y uno de ellos saldrá al centro; el maestro le preguntará: ¿Cómo eres? Y tendrán que describirse a sí mismo. Otras preguntas que podemos hacer son: ¿Qué te gusta hacer?, ¿sueles estar contento o triste?, ¿te enfadas?, ¿cuándo y por qué?; sería bueno que nosotros también participáramos.
  • Juego de afecto no verbal: El protagonista está en el centro del corro y los demás compañeros se le acercan para expresar sus sentimientos de forma no verbal. Suelen hacerlo dándole un beso, un abrazo o haciéndole una caricia, pero es conveniente que lo transmitan como ellos realmente deseen.

Podéis encontrar muchos más recursos en estos enlaces:

Educación Ambiental

Estándar

Hoy le toca el turno a la Educación ambiental

Esta educación entendida como el proceso de reconocer valores y aclarar conceptos para crear habilidades y actitudes necesarias para comprender y apreciar la relación mutua entre el hombre, su cultura y el medio.

¿Por qué tenemos que trabajar la Educación Ambiental en Infantil?

Como sabemos, la finalidad de esta etapa es contribuir al desarrollo integral del niño atendiendo a todos los aspectos de su personalidad. Dicho desarrollo incluye su formación como persona y como ciudadano, por lo que es de vital importancia que el alumno aprenda a convivir y a respetar el entorno en el que vive, y para lograr esto es necesario que reciba una educación ambiental.

Además, la importancia de la Educación Ambiental también la podemos ver reflejada en el Decreto 67/2007, por el que se establece el currículo de la etapa, donde uno de los objetivos generales es: “Observar y explorar el mundo que les rodea a través del juego y de la acción y desarrollar actitudes de curiosidad y conservación.”

La finalidad de la Educación Infantil por tanto, es la construcción de conocimientos y habilidades para comprender las relaciones que se establecen entre las personas y el medio físico y social, y el desarrollo de valores de respeto al medio.

Dicha educación ambiental tiene tres aspectos básicos:

  1. Conocimiento de los elementos naturales del entorno, a través de la observación, manipulación y experimentación.
  2. Adquisición de los recursos para preservar el entorno, asumiendo comportamientos para el cuidado del mismo.
  3. Aplicación de valores y normas para el cuidado del medio, llevando a cabo comportamientos de respeto y cuidado del entorno.

Señalar que estos aspectos deberemos de trabajarlos en todas las áreas de una forma globalizada.

_

El rincón de la naturaleza

Como sabemos, una de las propuestas metodológicas de Infantil son los rincones, luego ¿por qué no crear en el aula un rincón de la naturaleza donde los niños puedan vivir nuevas experiencias y aprendizajes relacionados con el cuidado y el respeto de su entorno?

En este rincón podemos tratar temas muy importantes como la contaminación, el reciclaje, la atmósfera, las energías renovables, los seres vivos, etc. Y también, podemos llevar a cabo un sin fin de actividades como:

  • Sembrar macetas, cuidarlas y mantenerlas en buen estado, regarlas, etc.
  • Traer al aula alguna mascota de casa.
  • Cuidar animales, darlos de comer.
  • Recoger las hojas secas.
  • Valorar la importancia del reciclado de basuras.
  • Hacer un mural con medidas para ahorrar energía, etc.

_

Algunas actividades para trabajar la Educación Ambiental en Infantil.

  • Tenemos que reciclar: les enseñamos láminas con cada uno de los contenedores acompañados de los materiales que deben tirarse en él. Posteriormente, repartimos tarjetas de los colores correspondientes a los contenedores y fotografías de diferentes elementos de desecho, y el alumno tendrá que colocar las imágenes al lado de las tarjetas adecuadas.
  • ¡Recicla!: prepararemos diferentes cajas para introducir en ellas los distintos materiales que podamos reciclar. Los alumnos decorarán cada caja para que queden identificadas. Las colocaremos en un sitio accesible y les recordaremos la necesidad e importancia de utilizarlas.
  • Crear juguetes e instrumentos con materiales reciclados, como por ejemplo: palos de lluvia, hucha de cerdito, flautas, etc.
  • El libro de los animales: prepararemos un libro con hojas en blanco. Los alumnos tendrán que recortar dibujos o imágenes de animales clasificados por categorías (tierra, mar y aire), pegándolas donde corresponda.
  • ¡Cuida tus mascotas!: los alumnos se dividen en grupos y algunos asumirán el papel de animales domésticos y el resto, dramatizará, con ayuda de materiales del juego simbólico, los cuidados necesarios de alimentación, higiene y cariño.
  • Salidas al entorno: donde podemos observar la naturaleza, poner en práctica hábitos de conservación y cuidado de determinadas zonas de nuestro entorno.
  • Observación de láminas: mostraremos a los alumnos láminas en las que aparezcan por ejemplo una calle limpia y sin papeles, sin paredes pintadas, etc. y otras totalmente opuestas; entre todos comentaremos los aspectos positivos y negativos, y qué podemos hacer para eliminar aquellos que sean perjudiciales para la conservación de nuestro entorno.

  • Ahorramos agua: presentaremos imágenes con acciones correctas e incorrectas en el uso del agua. Mostraremos situaciones domésticas y escolares, como por ejemplo un niño cepillándose los dientes con el grifo abierto. Y mediante el diálogo, los alumnos irán clasificando en un mural las acciones según sean adecuadas o inadecuadas.
  • Animales en plastilina: mostraremos fotografías de animales en peligro de extinción y les explicaremos brevemente dónde se encuentran, de qué se alimentan, etc. Después, los alumnos crearán con plastilina los animales que les hemos presentado.
  • ¿Qué harías tú?: se trata de una dinámica grupal en la que presentaremos a los niños tarjetas sobre acciones adecuadas e inadecuadas sobre el cuidado del medio. Dialogaremos sobre ellas y después, los alumnos las clasificarán en correctas e incorrectas.

  • ¿Qué podemos hacer?: realizaremos entre toda la clase un libro en el que se recojan diferentes acciones de cuidado del medio que el alumno puede llevar a cabo en su vida cotidiana. Podrán acompañarlas de dibujos. Una vez terminado, lo encuadernaremos y dejaremos en el rincón de la biblioteca.

Además de estas actividades, también podéis encontrar juegos interactivos relacionados con la Educación ambiental en este enlace:

http://blog.educastur.es/blogmedioambiente/enlaces-juegos-interactivos/

Educación Intercultural (Parte 2): Recursos

Estándar

En esta entrada os quiero presentar algunos de los muchos recursos que tenemos en la Red para trabajar, en las aulas y en los centros, la educación intercultural; no obstante, antes quisiera señalar algunos de los giros necesarios que el centro educativo debe dar, según Sánchez y Mesa (2002):

  • Comenzar a trabajar Educación Intercultural desde la etapa de Educación Infantil.
  • Implicación activa de todo el profesorado en la elaboración y desarrollo de estas actividades.
  • Introducirlas en las programaciones de aula, para que sea un trabajo continuo y permanente.
  • Contar con el apoyo de los especialistas en Orientación, especialmente a través de la inclusión de estas actividades en el Plan de Acción Tutorial.
  • Planificar acciones en las que intervenga toda la comunidad educativa.
  • Necesidad del trabajo en equipo del profesorado para lograr la efectividad de las actividades, para lo que se necesitan espacios adecuados de reunión y encuentro.

Cómo trabajar la interculturalidad en el aula de Infantil.

En las aulas nos encontramos con alumnos procedentes de diferentes países. Esta riqueza cultural conduce al desarrollo progresivo de la educación intercultural, siendo Internet un recurso que puede nos puede ser de gran ayuda.

Los rincones y la decoración del aula puede ser una buena forma de fomentar la interculturalidad, como por ejemplo:

  • A través del rincón del ordenador, podemos acercar a nuestros alumnos a la realización de actividades lúdicas y educativas con programas para trabajar el vocabulario en castellano. Podemos, también, utilizar Internet para sacar información sobre los lugares a los que pertenecen nuestros alumnos inmigrantes, la vestimenta, la gastronomía, etc.
  • En el rincón simbólico, se pueden llevar a cabo juegos de rol, así como realizar actividades o juegos típicos del lugar de procedencia de los niños inmigrantes y que ellos jueguen y practiquen los juegos típicos que realizan los niños de este país. Con esto, se pretende que ambos conozcan y aprendan de la otra cultura para que comiencen a respetarla y a mostrar interés por ella.
  • En el rincón de la biblioteca, además de disponer de los cuentos clásicos en castellano, podemos incluir cuentos tradicionales procedentes de la cultura de los alumnos inmigrantes en colaboración con los padres. De esta forma, conseguimos que el resto de alumnos conozcan cuentos nuevos y que los alumnos que se encuentran en desventaja social, se sientan más cómodos e integrados en clase.
  • En la decoración del aula podemos dedicar un espacio para imágenes o murales en los que se representen las diferentes culturas y países de procedencia de cada uno de nuestros alumnos, con el fin de conseguir un ambiente de igualdad, tolerancia y respeto por cada una de ellas.

Actividades concretas para trabajar la interculturalidad en Infantil.

A continuación, me gustaría señalar algunas de las muchas actividades que podemos realizar con los alumnos de Infantil.

  • Cuentos: a través de los cuentos fomentamos los valores (respeto, igualdad, compañerismo, tolerancia…)  desde diferentes perspectivas. Por ejemplo: “Cada uno es especial “o “Los cuatro amigos”, entre otros.
  • Gastronomía y vestimenta: en la que cada niño trae un plato típico de su cultura y vestidos con su traje típico. Luego, de forma individual, explican lo que sus padres y madres les ha contado, las tradiciones que se hacen en casa, etc.

  • Taller de manualidades: donde podemos crear juguetes, dibujos, murales, etc. de otras culturas y después exponerlos en el centro.

  • Canciones musicales: a través de nanas procedentes de diferentes culturas, por ejemplo, “Ea mi niño” (España), “Thulu-thu” (Sudáfrica), “Ala-Munama” (nana amazigh), “Nana popular” (flamenca), etc.
  • Celebrar el día de la Paz a través de varias actividades: escribiendo “paz” en diferentes idiomas; pintando, con las manos de los niños y niñas de pintura blanca, etc.
  • Juegos y bailes tradicionales. Realizando juegos tradicionales de los países de procedencia de los alumnos, como por ejemplo: “el corro de la patata”, “el patio de mi casa”, etc. Así como interpretar bailes típicos de cada país.
  • Celebrar la Navidad a través de las distintas fiestas culturales procedentes de los niños de nuestra clase. Por ejemplo, en el caso de un alumno de origen marroquí, celebramos la “Fiesta del Borrego” conociendo sus costumbres, su vestimenta, sus platos típicos, etc.
  • Rutina de acogida. Acogiendo, de manera individualizada a cada alumno, con abrazos y besos, mostrando actitudes de cariño, aceptación, simpatía, etc. De esta manera conseguimos que cada alumno se sienta aceptado e integrado al igual que el resto, en un ambiente acogedor, estimulador y tolerante.

Las dinámicas de grupo.

Son un recurso muy útil que nos permite trabajar muchísimos valores. Os presento tres ejemplos:

  1. ¿Me miro al espejo y qué veo? Esta actividad se puede realizar en parejas del mismo sexo o del sexo contrario. Consiste en que los niños se miren frente al espejo y que aprendan a ver las diferencias físicas que existen entre ellos, pero que a la vez observen y comprendan que son muy parecidos y que las diferencias no deben ser motivo de discriminación, superioridad o rechazo, sino algo normal.
  2. “Sé cómo te sientes”: sentados en círculo, preguntamos a los niños cómo se sienten en ese momento. Después, les propondremos que se imaginen cómo se sienten varios personajes en situaciones concretas como del tipo: Rosa no deja a Luis subirse al columpio, ¿Cómo se sentirá Luis?; Andrés invita a todos a su cumpleaños excepto a Abdul, ¿cómo se sentirá Abdul?; Pedro le ha dicho a Laura que es muy guapa, ¿cómo se sentirá Laura?, etc.
  3. “Un beso para ti, otro para ti”: ponemos música de fondo para que los niños bailen y se muevan libremente por el aula al ritmo de la música. Cuando se crucen con un niño tendrán que mirarle a los ojos y sonreírle. Luego tendrán que saludar con la mano a alguien que encuentren en su camino; y después, cuando se crucen con alguien tendrán que darle un besito o un abrazo. Por último, comentaremos cómo se han sentido.

Enlaces de interés.

En las estas páginas Web podéis encontrar un sin fin de recursos para trabajar la educación intercultural:

Educación Intercultural (Parte 1)

Estándar

La Educación Intercultural es un proceso educativo que propone un nuevo modelo de inclusión y de relación partiendo del conocimiento, la reflexión y el respeto, con el fin de:

  • Incrementar la equidad educativa.
  • Favorecer la comunicación y competencia interculturales.
  • Superar el racismo, discriminación y exclusión.
  • Apoyar el cambio social.

Los principios pedagógicos de la educación intercultural:

  1. Formación y fortalecimiento en la escuela y en la sociedad de los valores humanos de igualdad, respeto, tolerancia, pluralismo, cooperación y corresponsabilidad social.
  2. Reconocimiento del derecho personal de cada alumno a recibir la mejor educación diferenciada, con cuidado especial de la formación de su identidad personal.
  3. Reconocimiento positivo de las diversas culturas y lenguas y de su necesaria presencia y cultivo en la escuela.
  4. Atención a la diversidad y respeto a las diferencias, sin segregación y sin etiquetar ni definir a nadie en virtud de éstas.
  5. Lucha activa contra toda manifestación de racismo o discriminación.
  6. Intento de superación de los prejuicios y estereotipos.
  7. Mejora del éxito escolar y promoción de los alumnos de minoría étnicas.
  8. Comunicación activa e interrelación entre todos los alumnos.
  9. Gestión democrática y participación activa de los alumnos en las aulas y en el centro.
  10. Participación activa de los padres en la escuela e incremento de las relaciones positivas entre los diversos grupos étnicos.

A continuación os presento, mediante dos esquemas, las ideologías y los modelos educativos para dar respuesta a las minorías y al fenómeno de la inmigración en la escuela. ¿Cuál creéis que es el más apropiado?

Quisiera señalar algunas diferencias entre la educación compensatoria y la educación intercultural.

Educación
Compensatoria

Educación
Intercultural

Deben asumir nuestra cultura, lenguas,
costumbres, etc., sin respetar su cultura.

Integrarles como iguales, como uno más.

Los destinatarios son los que presentan
carencias educativas.

Los destinatarios son todos los miembros
de la comunidad educativa.

Les exigen los mismos conocimientos que
al resto: enseñanza niveladora, siendo separados del grupo de referencia.

Aprovecharnos de lo que sabe y realizar actividades donde participe todo el alumnado y el profesorado.

Y también, quisiera dejar claro que no es lo mismo el modelo multicultural y el intercultural; a pesar de que ambos tratan de facilitar el mantenimiento de la identidad y las características culturales y lingüísticas minoritarias rechazando cualquier intento asimilador, sólo el modelo intercultural favorece o promueve  las relaciones intergrupales entre los alumnos.

El modelo multicultural no favorece esas conexiones entre culturas diferentes, y por tanto, no promueve el intercambio comunicativo  ni el conocimiento entre ellas.

El papel del profesorado.

Debemos ser sensibles a las diferencias culturales y recibir información y formación suficientes que nos posibilite la competencia precisa para adaptar nuestra acción educativa a las necesidades individuales de nuestros alumnos.

De modo que resulta fundamental tener la formación adecuada para solucionar de forma satisfactoria los problemas que se presentan en los contextos escolares que asisten alumnos procedentes de diversas culturas.

Tenemos la increíble labor de:

  • Proporcionar información y estímulos ricos y variados desde el punto de vista cultural
  • Conocer, aceptar y cuestionarse los conocimientos, los valores, las percepciones y las convicciones… de las alumnas/os y del propio profesor/a, en la interrelación.
  • Propiciar conflicto cognitivo teniendo en cuenta diferentes referencias y situaciones culturales
  • Resaltar lo que tienen en común las distintas culturas
  • Establecer una relación afectiva positiva con el alumnado minoritario
  • Distribuir el éxito entre todo el alumnado
  • Confiar en la capacidad de aprendizaje del alumnado
  • Ayudar a los alumnos/as a tomar decisiones, resolver conflictos…
  • Superar el etiquetaje y los estereotipos en la labor de orientación
  • Aumentar las competencias comunicativas de todo el alumnado y del profesorado, no sólo del minoritario
  • Establecer un proceso de interacción basado en la comprensión y colaboración mutua entre la escuela y las familias

Próximamente, comentaré algunas actividades y dinámicas con las que podemos trabajar en el aula la interculturalidad.

La Inteligencia Emocional

Estándar

Educar en emociones” es una estrategia con la que contamos para mejorar el clima de aprendizaje en el aula mediante el autoconocimiento y el uso correctos de emociones y sentimientos.

Tradicionalmente la enseñanza se ha caracterizado por ofrecer una gran cantidad de conocimientos conceptuales dejando de lado otros tan importantes, si no más, como los afectivos, que influyen notablemente en la forma de enseñar.

Desarrollar la inteligencia emocional para favorecer nuevos aprendizajes requiere que adoptemos un papel distinto al que venimos desempeñando, tenemos que ser mediadores, orientadores y motivadores emocionales, que seamos un referente a seguir, con el fin de ayudar a nuestros alumnos a crear un universo de valores, normas y sentimientos.

No obstante, en esta difícil tarea tenemos que lograr que el alumno “aprenda a aprender” no solo desde el conocimiento, sino también, desde las emociones.

Ambas facetas le posibilitarán saber controlar su propio aprendizaje, identificar sus puntos fuertes y débiles como estudiante, conocer en qué condiciones aprende mejor, asimilar las experiencias, ser flexible ante situaciones novedosas, superar las dificultades que se le presenten, admitir que no tienen todas las respuestas, y sobre todo, que estén dispuestos a indagar para adquirir nuevos conocimientos.

El reconocimiento de las competencias emocionales favorece las relaciones interpersonales, la colaboración, la intercomunicación y la creatividad. Es necesario explorar en la inteligencia emocional sus cinco habilidades:

  1. Autoconciencia-autoconocimiento: implica reconocer los propios estados de ánimo, los recursos y las intuiciones.
  2. Autorregulación-autocontrol: se refiere a controlar los propios estados de ánimo, impulsos y recursos.
  3. Automotivación: se refiere a las tendencias emocionales que guían o facilitan el cumplimiento de las metas establecidas desde uno mismo, no impuestas.
  4. Empatía: implica tener conciencia de los sentimientos, las necesidades y las preocupaciones de los otros.
  5. Destreza social: implica ser un experto en inducir respuestas deseadas en los otros y aprender las reglas sociales de expresión emocional.

¿Qué estrategias utilizamos cuando enseñamos con inteligencia emocional?

  • Cualquier contenido debe ser vivido por el alumno desde la emoción.
  • La utilización de preguntas y cuestionarios es un recurso, que lleva a la reflexión sobre el impacto emocional de un determinado conocimiento.
  • El uso de fotografías y escenas de la vida diaria.
  • El relato de textos literarios, ya que están llenos de situaciones emocionales.
  • Juegos de comunicación y expresión emocional.
  • Proyección de películas.
  • La imaginación como vehículo de descubrimiento.
  • El uso de mensajes publicitarios que dan oportunidad de reflexionar sobre el impacto emocional de las imágenes.
  • La música y la danza para educar la sensibilidad, educar en valores y desarrollar actitudes constructivas.
  • El aprendizaje cooperativo, cuando los alumnos aprenden juntos; en parejas o en pequeños grupos, el aprendizaje es más rápido, hay mejor retención y los alumnos se sienten positivos respecto a lo que aprenden.